Alfredo Porras el 20 abril, 2015

Por Alfredo Porras

Inmigrantes muertosTodos recordarán el atentado terrorista contra Charlie Hebdo: enero se volvió negro de tantos y tantos miles de carteles de “Yo soy Charlie”. El fenómeno empezó en París y terminó dando la vuelta al mundo. En el criminal tiroteo parisino murieron doce personas, todos ciudadanos europeos de clase media, o media alta. Se les consideró víctimas del terrorismo y fueron llorados desde Australia hasta Alaska, pasando por Asia, África y Europa.

Solo unos meses después, el Mediterráneo se atiborra de cadáveres. Esta vez, literalmente, los muertos son incontables, y casi todos se encuentran en el fondo del mar, entre las costas de África y las de Europa; pero se calcula que, en lo que va de año, pasan ya de mil quinientos.

Africanos sin recursos, trataban de escapar del hambre, de guerras fratricidas; o de los asesinos que, en el nombre de “el Dios verdadero”, reducen a cenizas sus ciudades o aldeas. Se les tacha de inmigrantes “económicos”, pues seguramente el terror no tiene nada que ver con su huida desesperada.

Ahora se busca la manera de impedir que escapen de sus países. Las naciones “periféricas” de Europa: Italia, España, Grecia, piden ayuda; les resulta imposible contener la avalancha de inmigrantes por sí solas. Los países considerados “destinos finales”, como Alemania o Francia, prometen asistencia económica y juran terminar con “las mafias traficantes de  personas”, a quienes consideran “principales culpables” de los traslados, sin garantías de ninguna clase, de miles de individuos que tratan de ir de un continente a otro.

Hoy los líderes del mundo occidental no marchan para condenar la masacre; las cadenas televisivas callan y miran hacia otra parte; y los carteles de “Yo soy inmigrante” ni siquiera se llegan a imprimir.

Porque estos pobres muertos no duelen igual. Estos pobres muertos son solo africanos, negros o moros; y no son miembros de la clase media, o media alta. Estos pobres muertos son tan pobres que, por no tener, no tienen ni dónde caerse muertos.

Alfredo Porras el 22 diciembre, 2014

Por Alfredo Porras.

“Las palabras se las lleva el viento”, decía el refrán. Ya no. Hoy por hoy, los buscadores y las redes sociales transforman las frases dichas en eternas. Como una pesadilla, pululan no solo en el recuerdo, sino en los servidores de Internet. ¿Y a qué viene tanta filosofía de bar? Pues a la reacción de un grupo de disidentes cubanos ante los ya famosos discursos de Obama y Raúl Castro.

Los Estados Unidos y Cuba reanudarán relaciones diplomáticas, y a la larga el embargo terminará por desaparecer. Es un hecho. Guillermo Fariñas, Berta Soler, Antonio Rodiles, y otros menos conocidos, han dejado pasar una magnífica oportunidad para cambiar de palo pa’ rumba, lo que hubiera demostrado su independencia del exilio de línea dura, muy alejado de la realidad cubana de hoy. Lee el resto de esta entrada »

Alfredo Porras el 19 diciembre, 2014

Obama y Raul

Por Alfredo Porras.

No se trata de diferencias de opiniones, o de qué nos gustaría más o menos en lo personal; sino del resultado de un análisis objetivo de la realidad: el único camino posible para favorecer la situación del pueblo cubano es el emprendido por el presidente Obama y su administración.

Puede no ser el más deseado por muchas personas prominentes (o no tanto) de Miami; e incluso por miembros destacados de la disidencia interna en Cuba. Sin embargo, después de más de medio siglo pegándole cabezazos a la pared sin obtener efectos apreciables, a lo mejor ha llegado el momento de probar un acercamiento diferente al antiguo problema.

Quién no ha “compartido” en las redes sociales la frase atribuida a Albert Einstein: locura es repetir la misma cosa una y otra vez, esperando obtener diferentes resultados. Pues de acuerdo con esto, para los Estados Unidos, mantener la vieja política de confrontación con el régimen de La Habana es solo eso: una locura de proporciones gigantescas que afecta de forma directa a toda una nación, y a millones de personas. Lee el resto de esta entrada »

Alfredo Porras el 18 diciembre, 2014

Por Alfredo Porras.

Ayer comenzó el futuro. El presidente Obama anunció públicamente lo que era un secreto a voces para cualquier buen lector de realidades: Estados Unidos dejará de lado su política de línea dura hacia Cuba y restablecerá relaciones diplomáticas con La Habana.

Inconcebiblemente, muchos de los “lideres” del exilio cubano parecen sorprendidos. Sin embargo, las pistas estaban ahí, a la vista de todos, y ellos prefirieron mirar hacia otra parte: inversiones billonarias orientadas a atraer turismo norteamericano a la isla; o a la ampliación del puerto de Mariel, para dar cabida a los  megabarcos que atraviesen el Canal de Panamá, con vistas a redistribuir mercancías a toda la costa sur y este de Norteamérica. Y ahora, acusan a Obama de traicionar al pueblo de Cuba…

¡Damas y caballeros, por favor! ¿Traición? ¿Para quién se supone que gobierna el presidente: para los cubanos, o para los estadounidenses? ¿En qué beneficia al pueblo americano la política hostil de los Estados Unidos contra Cuba? ¿Es criticable que se libere a tres espías (que ya han estado a buen recaudo por más de 15 años), a cambio del regreso a casa de Alan Gross (y de otro supuesto agente de la CIA detenido en Cuba)? ¿Es censurable el levantamiento de restricciones económicas, que han perjudicado fundamentalmente al cubano de a pie, a cambio de la ligera esperanza de acelerar reformas económicas y democráticas en la isla? Sin temor a errar, pude decirse tajantemente que no.

Como expresó a la perfección el redactor del discurso pronunciado ayer por Obama, han sido más de 50 años de prohibiciones y desencuentros, que sobre todo han conseguido endurecer las condiciones de vida de los cubanos más humildes, de los que cuentan con menos recursos; además de mostrar al mundo a los Estados Unidos en el papel del “malo malísimo de la película”. La política del garrote no ha dado resultados; a lo mejor es hora de probar con la zanahoria atada a la punta de una vara. Una vez más la suerte está echada: ahora la pelota está en el terreno de Raúl Castro; a ver como la devuelve.

Alfredo Porras el 1 octubre, 2014

Por Alfredo Porras

Rajoy a Mas. los míos son así.

Un vez más, tanto el gobierno central como el catalán nos bombardean con una publicidad engañosa y malintencionada de extremos opuestos; e intentan dejarnos sin otro recurso que creer al uno o al otro. Los dos alteran la verdad, como bellacos. Sin embargo, no hay que rebuscar demasiado para descubrir la doble manipulación.

A día de hoy, cualquiera que lo desee puede encontrar metros y metros de papel, o miles y miles de bytes, que prueban más allá de toda duda razonable los manejos turbios de la historia, perpetrados por los nacionalistas catalanes: que la imposición de la lengua española sobre el catalán la llevó a cabo Felipe V después de tomar la ciudad en 1714; que la guerra de sucesión española del siglo XVIII tuvo lugar entre Cataluña y España; y un larguísimo y turbio etcétera. Lee el resto de esta entrada »

Alfredo Porras el 18 septiembre, 2014

Por Alfredo Porras

Marcha multitudinaria CataluñaSegún nuestra constitución, en España tenemos un “Estado social y democrático de Derecho”, consolidado en el principio de la soberanía popular. Esto es: para establecer las reglas del juego el Gobierno depende de la voluntad popular; los españoles decidimos qué queremos, y los políticos deben someterse a nuestras decisiones. O al menos, así debe ser.

Por eso resulta difícil entender por qué no se permite realizar una consulta popular en Cataluña, acerca de la independencia. El gobierno central tiene la obligación de conocer cómo piensan los catalanes; y a partir del deseo de la mayoría, actuar en consecuencia. Supongamos (solo supongamos) que más de la mitad de los catalanes quisiera separarse de España… ¿Alguien considera que la prohibición del referendo vaya a hacerles cambiar de opinión? Por el contrario, solo serviría para exacerbar el sentimiento separatista. Lee el resto de esta entrada »

admin el 12 septiembre, 2014

Por José A. Torrent.

zonaCeroAh, las redes sociales… Allí uno puede encontrar de todo… Ayer leía en alguna muy conocida –que poco a poco se ha convertido en uno de mis pasatiempos favoritos– ciertos comentarios de pésimo gusto acerca del aniversario del derribo de las torres gemelas: verdaderos bodrios, que me hicieron sentir vergüenza ajena. Como dijera un bardo muy conocido en un momento de suprema inspiración: si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, ¿por qué no te callas?

En este caso el autor era un muchacho mexicano con un odio concentrado hacia los EEUU, que comentaba en forma de pregunta: “¿por qué tanto revuelo por las muertes del 9 11, cuando EEUU ha causado infinidad de víctimas en sus incursiones imperialistas por el mundo?” ¿Oportuno el comentario? Para nada. Lee el resto de esta entrada »

admin el 11 septiembre, 2014

Vuelta la burra al trigo. Ya bien metidos en septiembre, regresamos con las mismas ganas y con las intenciones de siempre: denunciar, difundir y explicar. Hemos decidido comenzar esta etapa con una carta abierta a Raúl Castro publicada por el médico cubano en activo Jeovany Jiménez Vega, en su blog Ciudadano Cero (http://ciudadanocerocuba.wordpress.com/).

En ella, el galeno califica las nuevas regulaciones aduanales cubanas (en vigor desde el pasado día 1), como propiciadoras de la corrupción “escandalosa” en las aduanas del país; y las considera entre “las más improcedentes y desatinadas”. Asimismo, el doctor Jiménez advierte que el gobierno de Raúl Castro, y el Partido Comunista,  pagarán “un elevadísimo costo político por la imposición de estas desafortunadas medidas, porque la prácticamente totalidad del pueblo las desaprueba como algo injusto y arbitrario”.

Como es costumbre, no tardará en emerger una campaña difamatoria, orquestada por cubanos “de afuera”, en contra del señor Jiménez Vega: empezarán a vociferar, a criticarlo y a descalificarlo. Algunos, incluso, querrán arrancarle el pellejo a tiras, casi literalmente. A continuación lo acusarán de ser un agente al servicio de los servicios de inteligencia extranjeros, o nacional, o de tal o cual religión; con órdenes estrictas y expresas de confundir, manipular o dividir a quienes no comulgan con el gobierno de La Habana. También lo culparán de enriquecerse a cuenta del sufrimiento de la nación, o quién sabe de qué más. ¿No hemos visto antes esa película?

El resultado es que seguimos siendo una tribu de nómadas, desperdigada por el mundo y sin esperanzas de regresar, al menos por el momento. Es una pena que, como pueblo, los cubanos no hayamos aprendido que, si no vamos a hacer algo, al menos deberíamos dejar en paz a quienes luchan por un futuro mejor para la patria. Lee el resto de esta entrada »

admin el 10 junio, 2014

FIDEL ESTA ES TU CASA 1Por Iván Granados

No fui yo el único que en 1959 clavó en su puerta el cartelito de Fidel, esta es tu casa. Tampoco estuve solo cuando luchaba contra la Brigada 2506 en las arenas de Girón. Y por más que lo intento, no consigo recordar aquella vez en la Plaza cuando Fidel hablaba y yo, plantado en medio de la explanada, sin nadie alrededor, aplaudía como un demente. Ahora muy pocos se atreven a reconocerlo, pero fue así.

Cada vez que se decía: La Revolución está en peligro; cuando había un acto político para conmemorar Primero de Mayo o el 26 de Julio; si se organizaba un recital de La Nueva Trova para apoyar al gobierno revolucionario, acudían miles y miles de todas partes; y puedo jurar que no parecían estar allí por obligación. Ahora casi nadie se atreve a reconocerlo, pero fue así. Lee el resto de esta entrada »

Alfredo Porras el 3 junio, 2014

Rey Juan Carlos IPor Alfredo Porras  

Casi todo el revuelo que se generó por la abdicación del Rey Juan Carlos I de España ha quedado atrás. Ríos de tinta y montañas de papel, han competido con millones de bytes y con cientos de horas de transmisiones de radio y TV, por la atención de los lectores y radio-televidentes de buena parte del mundo. Se han hecho los análisis de todo tipo y con las más disímiles intenciones: desde los serios o los más variopintos, hasta algunos bastante desacertados. Sin embargo, puede que nadie haya puesto el dedo en la yaga.

Algunos de los comentaristas con más autoridad atribuyen la renuncia del monarca a un estudio sopesado de la situación nacional e internacional, basado en informaciones ultra secretas. Otros lo aderezan con la situación de descrédito de la Casa Real por las actuaciones “poco ejemplares” de algunos de sus miembros; o lo achacan a la poca aceptación de que goza la Institución entre las nuevas generaciones de españoles. Lee el resto de esta entrada »